Imprimir
Categoría: Cuentos

Sólo el amor

 
Abul, un marroquí, vivía debajo de un puente de una gran arteria del Norte.
Una noche tuvo un sueño de paz y vio en una gran luz un ángel que escribía
en un Libro de Oro.
Abul dijo al ángel:
- " ¿Qué escribes?". 
El ángel levantando la cabeza respondió:
- "Escribo los nombres de los  que aman al Señor".
" ¿Está mi nombre entre ellos?", preguntó Abul.
- " No, tu nombre no está ", respondió el Ángel.
Abul bajó los ojos y calló.Después temeroso dijo:
- " Te ruego, entonces, que escribas mi nombre entre los que aman a sus semejantes.
El ángel escribió y el sueño terminó.
La noche siguiente el ángel volvió a aparecer en una gran luz.
- ¿Qué escribes hoy?.
- Hoy estoy escribiendo los nombres de los que son AMADOS POR EL SEÑOR.
- Estoy yo entre ellos? preguntó el marroquí.
- Voy a ver. Y mira por dónde, el primer nombre de todos decía:
- ABUL EL MARROQUÍ. ( Pon tu nombre. Que también tú eres el primero
en ser amado por el Señor. No hay nadie que te quiera más que El.)